Pura Márquez

[Lanzarote / Tenerife]
Jueves 04 / 21:00h / Sala Aljibe. El Almacén

NUEVAS PANORÁMICAS DE LA VIDA PROPIA O AJENA EN LAS QUE LLAMAN ISLAS DE PONIENTE

En algún lugar, una mujer, con su caleidoscopio interior juega a escenificar un mundo fragmentado en resonancias, cromatismos y fragancias, cuyos ecos nadie ha conseguido acallar aún. Todo fluye en la atmósfera suave y voluptuosa de éste mundo de náufragos turistas encantados, donde todo es motivo para jugar en el desborde de las fronteras étnicas. Los personajes de éstos parajes no son sólo protagonistas sino también espectadores que se saben observados, a modo de exhibicionistas hedonistas incorregibles de la era digital.

Travestismo genérico que burla la idea de autor, y que cuestiona el paradigma de la veracidad como canon. Con ello no sólo logra un sentido de pertenencia a algo, sino un espacio lúdico sumamente adictivo. De la fructífera confrontación entre las formas realistas y la brisa fabuladora que todo lo envuelve, de los grabados naturalistas a la postal turística, resultan los saturados colores, la calidez mítica, el truco artificiosamente conjuntado, como quien pinta un cuadro. La obra se torna compendio de geografía, filosofía, naturaleza, botánica y zoología hasta juntar la imagen de Oriente en Occidente.

Quien diseña un jardín puede soñar cordilleras o acercar el infinito, puede hacer que el clima acaricie; senderos, manantiales, masas de color, animales, flores y brisa bajo las estaciones siempre favorables. El esplendor de un paraíso exótico en el que ser inmortales felices ocupados en el amor y la botánica.

“La naturaleza del país en el que yo viva, me es indiferente, porque dentro de mi jardín puedo construir un país propio” (Robert L. Stevenson).

 

Gopi Sadarangani.