SAMUEL AGUILAR

/ Canarias

Samuel Aguilar nace en Lanzarote dónde inicia los estudios musicales que continuará después en los Estados Unidos. Posteriormente es becado por el Cabildo de Lanzarote para estudiar en Londres junto a la pianista María Garzón. Obtiene el Título de Profesor Superior de Solfeo, Teoría de la Música, Transposición y Acompañamiento, así como los de Profesor de Piano y Profesor Superior de Armonía, Contrapunto, Composición e Instrumentación en el Conservatorio Superior de Música de Santa Cruz de Tenerife. Desde muy joven está estrechamente vinculado a la organización del Festival de Música Visual de Lanzarote, creado y dirigido por su padre, el artista Ildefonso Aguilar.

Desde que graba su primer trabajo con 20 años "Música para los jameos del agua" (Geo ediciones, 1996) su trayectoria ha sido impecable. Ha participado en diversas grabaciones y ha compuesto música ambiental para distintos espacios públicos y privados así como la música original para documentales, publicidad, cortos, largometrajes, instalaciones audiovisuales y espectáculos de teatro y danza. Ha impartido clases en el Conservatorio Profesional de Música de Santa Cruz de Tenerife y ha sido profesor también en el Conservatorio Superior de Música de Santa Cruz de Tenerife y en el Conservatorio Superior de Música de Canarias. Entre los últimos proyectos realizados destacan la música para el espectáculo de danza "Entomo", estrenado en el Gran Teatro de La Habana por EA&AE, la música para la obra de teatro "Crimen", estrenada en TEA Tenerife Espacio de las Artes, la instalación sonora "El Rincón de los Secretos", presentada en el CAAM o la banda sonora del largometraje "El amor se mueve", compuesta junto a su hermano, Alejandro Aguilar.

Aguilar, que ya ha estado con nosotros en pasadas ediciones, repite este año con una obra compuesta de forma inédita para experimentar la grandeza sonora del Espacio Cultural El Tanque; una oportunidad única para sumergirnos en el mundo desconocido que Samuel nos propone, una viaje de sonoridades extrañas e innovadoras, un cúmulo de sentimientos evocados y complejos, un descenso a las profundidades ctónicas de la isla que nos acoge o simplemente la oportunidad de experimentar formas, siempre nuevas, de expresión artística.